Es un procedimiento jurídico administrativo excepcional que permite al extranjero irregular, acceder a una autorización de residencia y/o trabajo en España.

Con este procedimiento se posibilita regularizar la situación de aquellos extranjeros que acrediten mantener vínculos familiares, laborales y sociales con la sociedad  que lo acoge.

Las solicitudes de Autorización de Residencia o Residencia y Trabajo por circunstancias excepcionales, según el caso podrán ser: Arraigo Social o Arraigo Laboral. Para ello el extranjero tiene que cumplimentar con los requisitos que la Ley Orgánica 4/2000 exige.


El extranjero que desee iniciar este trámite debe acreditar una permanencia continuada de tres años a través del empadronamiento y otra documentación oficial.

Trámite de Arraigo Social

Una vez cumplido los tres años, preferentemente demostrados con el empadronamiento o documento oficial, se solicita una cita a la Subdelegación de Gobierno, Oficina de Extranjeros, a través del formulario oficial Nº 69, vía fax. Actualmente, para obtener una respuesta en tiempo normal (menos de un mes) se debe presentar el Certificado de Antecedentes Penales vigente (6 meses de validez) o Informe de Inserción Social emitido por el Ayuntamiento. Para los casos en que no se tengan familiares directos con residencia legal en España, al mismo tiempo, se solicitará cita para el Informe de Arraigo Social.

Para el Informe de Arraigo Social, la cita es solicitada ante el Ayuntamiento en que se estuvo empadronado los últimos seis meses y rellenando un formulario específico. Transcurrido aproximadamente un mes, personal del Ayuntamiento notifica vía teléfono la cita (día y hora). El día de la cita, se debe presentar la siguiente documentación:
- Padrón Histórico que acredite los tres años (emitido previamente por el Ayuntamiento).
- Pasaporte en vigor, y toda aquella documentación que haga a la buena inserción en la sociedad española como: cursos de catalán, cocina, geriatría, hostelería, inscripción de biblioteca,  gimnasio,  pertenecer a alguna institución (religiosa, asociación, ONG, etc), recibos de envíos de dinero al país de origen y otros pertinentes.
 
Quienes tengan familiares directos legales, no necesitan el Informe de Inserción Social, y deberán acompañar la documentación acreditativa del vínculo con el familiar residente legal que asumirá el compromiso económico: partidas de matrimonio y/o nacimiento, si es del país de origen, debidamente legalizada (con el apostille de La Haya, si es el caso, o sello de la embajada española del país de origen, en este último caso, con el sello del Ministerio de Relaciones Exteriores en Madrid).


Arraigo Social y Solicitud de Autorización de Residencia y Trabajo

Para este caso es imprescindible tener un Contrato de Trabajo por un tiempo mínimo de un (1) año y cuarenta (40) horas semanales.

Si el empleador es una empresa, es importante que esté al día con sus obligaciones ante Hacienda y la Seguridad Social, en caso contrario, la solicitud de Autorización le será denegada.

CONTRATO DE EMPLEADA/O DE HOGAR: Estar al día con sus obligaciones fiscales y acompañar Contrato firmado por ambas partes, DNI compulsado del Empleador o demostrar ingresos.


Arraigo Familiar
La Autorización de Residencia a través del Arraigo Familiar podrá ser solicitada por aquellos extranjeros que posean los tres (3) años, de permanencia ininterrumpida en España (demostrable con la documentación del caso anterior) y no posean contrato de trabajo. Sin embargo, deben tener familiares directos con residencia legal (cónyuge, hijos, ascendientes, excepcionalmente hermanos) que puedan hacerse cargo económicamente de ellos.

La solicitud debe ir acompañada de la siguiente documentación: Acta de nacimiento, Certificado de matrimonio, pareja de hecho a través de Acta notarial.

El familiar que se hará cargo económicamente de los gastos de supervivencia, debe presentar la siguiente documentación: tres últimas nóminas, contrato de trabajo, tarjeta de residencia vigente y padrón de convivencia.


La Ley exige el cumplimiento de dos condiciones: la permanencia de dos (2) años continuos en España y que el segundo año se haya trabajado  y el empleador haya prometido la oferta de trabajo.

Esta solicitud se presenta, generalmente, cuando el extranjero ha sido objeto de un engaño, abuso de sus derechos de trabajador o que haya sufrido despido improcedente. Se inicia con la denuncia ante el Ministerio de Justicia y el documento que acredita la relación laboral es la sentencia judicial o el convenio judicial entre trabajador-empleador.